jueves, 21 de febrero de 2008

LA LÁPIDA



Paseando por el cementerio, le llamó la atención una lápida. Miró la dedicatoria que tenía puesta y decía lo siguiente:
- "Aquí yace Vicente, que vivió cien años y murió a los veinte".
Este hombre, sin entender muy bien que es lo que aquella frase quería decir, miró a ver si veía a alguien que se lo pudiera explicar.....
Mirando, mirando, vio al encargado del cementerio y fue directamente hacia él para ver si le podía explicar porque ponía aquello en esa lápida.
- Si, por supuesto que se lo puedo explicar, lo escribí yo. Era un chico joven, de unos veinte años, que un día le toco el gordo de la primitiva y empezó a salir con muchas chicas, luego se aficionó a la bebida, mas tarde a las drogas, luego a las putas... y a los veintitantos murió, por eso le puse aquello...vivió mucho pero murió joven.
- Hombre, esto está muy bien, ¿usted sabe quien me podría a mi escribir algo así en mi lápida cuando fallezca?
- Sí, yo mismo. Primero he de hacerle algunas preguntas.
- Muy bien, empiece.
- ¿Usted trabaja?
- Sí, entro a la 7 de la mañana y me acuesto a las 0:00, más o menos.
- ¿Usted bebe?
- No, no, no me gusta el alcohol.
- ¿Usted sale con alguna chica o esta casado?
- No el trabajo absorbe casi todo mi tiempo.
- ¿Usted consume algún tipo de droga?
- No, no me van esas cosas.
- ¿Cual es su nombre?
- Emeterio.
- ¡Muy bien! -exclamo el hombre-, ya tengo su inscripción.
- ¿Cual es? -preguntó Emeterio-.
- "AQUÍ YACE EMETERIO: DEL COÑO DE SU MADRE AL CEMENTERIO".

MORALEJA: si no bebes, ni fumas, ni follas, para qué vives, gilipollas.